Trucos para una barbacoa perfecta

f7a0a54c92471ac4480e727e4ccf93df_XL
Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, también aparecen las ganas de disfrutar de los espacios exteriores y de organizar reuniones familiares o con amigos. En esta época del año, la celebración gastronómica por excelencia es la barbacoa. Uno de los motivos por los que las barbacoas se han convertido en el evento social preferido es por su aparente facilidad, aunque cualquiera que haya preparado una, sabe que no es tan fácil como parece…

¡Si eres un amante de este tipo de cocina, te interesa el siguiente artículo!

 

  1. Averigua cuántos van a venirmen_at_bbq-e1430844803353

Lo primero que tienes que hacer es averiguar el número de personas que asistirán a tu barbacoa. Una vez sepas más o menos cuántos invitados asistirán, debes calcular una media de 350 g – 400 g de carne por persona. Compra carnes variadas: chorizos, panceta o alitas, como entrante; y chuletas u otro tipo de carne, como plato principal.

2. Consigue unas brasas perfectas

brasas-barbacoa3Para conseguir unas buenas brasas, debes armarte de paciencia, ya que necesitas tiempo para conseguirlo. El aspecto de las brasas debe ser de tono rojizo. Lo recomendable es que encendamos las brasas un hora antes de empezar a comer. La cantidad de carbón dependerá de las piezas de carne que vayamos a cocinar.

La llama debe desaparecer y el calor debe repartirse de manera uniforme por toda la superficie. 

3. Prepara bien la carne

¡Este paso marcará la diferencia!

istock¡No saques la carne de la nevera y la eches a la parrilla! La carne deberá estar a temperatura ambiente para lograr un buen resultado. Puedes sazonar la carne con especias una vez esté en plato o simplemente puedes añadir hierbas aromáticas en los laterales de la parrilla, para que su aroma quede impregnado en la carne.

IMPORTANTE: no eches sal a la carne antes de cocinarla. De este modo, las carnes perderán su jugo y se quedarán secas.

4. Apaga las brasas y limpia la barbacoa

Una vez hayamos acabado con las brasas, tenemos que asegurarnos de que estén bien apagadas. Si tienes una tapa, puedes cerrar la barbacoa hasta que se apaguen. Si no, espera a para no correr ningún riesgo.9-single-default

Limpia tu parrilla cuando todavía está caliente. Si quieres que se te quede como nueva, aprovecha las altas temperaturas para coger un estropajo y frotar hasta dejarla reluciente.

No lo dejes hasta la próxima barbacoa, porque la suciedad se va acumulando y es más difícil eliminar los restos.

Deja un comentario